Seleccionar página

La inversión en I+D en España alcanzó el 1,41% del PIB en 2020. Aunque la inversión creció por sexto año consecutivo, el país vuelve a estar lejos del objetivo del 2% que el Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación 2017-2020 establecía para 2020.

En relación con Europa, España está por debajo de la media de la UE en relación a la I+D+i, según un estudio del Eurostat de 2020, ocupando la posición 14 de 27.

En este contexto de baja inversión a la I+D y poca proyección frente a Europa, el Gobierno buscó la incentivación del sector, aprobando la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto de Sociedades, con el fin de potenciar la investigación, el desarrollo y la innovación tecnológica.

Las deducciones fiscales aprobadas a través de esta Ley, y aptas para todo tipo de empresas, pueden ser deducciones por innovación tecnológica, y deducciones por investigación y desarrollo.

Las dos pueden solicitarse a través del modelo 200 del Impuesto de Sociedades del propio ejercicio.

Pero, ¿qué actividades que se consideran de I+D?

Principalmente:

  • Se considera actividades de investigación a la indagación original y planificada que persiga descubrir nuevos conocimientos.
  • El diseño y elaboración del muestrario para el lanzamiento de nuevos productos.
  • El desarrollo a la aplicación de los resultados de la investigación o de otro tipo de conocimiento científico para la fabricación de nuevos materiales o productos o para el diseño de nuevos procesos
  • La materialización de los nuevos productos o procesos
  • La creación, combinación y configuración de software avanzado

¿Qué deducciones hay para la I+D?

La deducción por I+D es variable y para calcularla, se debe contar los gastos realizados en investigación y desarrollado (25%) y las inversiones en bienes inmovilizados dedicados en exclusividad a la I+D (8%). A ello se deberá sumar, en el caso de que corresponda, una deducción por personal contratado exclusivamente para I+D (17%) y una deducción por exceso de gasto en I+D respecto a la media de los dos años anteriores (17%).

¿Qué actividades se consideran innovación tecnológica?

Se considerará innovación tecnológica principalmente:

  • Los avances tecnológicos en la obtención de nuevos productos o procesos de producción.
  • El diseño industrial o ingeniería de procesos de producción (la creación de un primer prototipo no comercializable, los proyectos de demostración inicial o proyectos piloto).
  • La compra de patentes, licencias, etc.
  • La obtención del certificado de cumplimiento de las normas de aseguramiento de la calidad de la serie ISO 9000, GMP o similares.

¿Qué deducciones hay para la innovación tecnológica?

La base de la deducción estará constituida por el importe de los gastos de investigación y desarrollo y, en su caso, por las inversiones en elementos de inmovilizado material e intangible excluidos los edificios y terrenos. Con referencia a la compra de patentes, licencias, etc., el gasto deducible no podrá ser superior a 1.000.000 de euros y con respecto a los certificados, no podrán deducirse los gastos de la implantación de estas normas.

Si quieres aumentar las posibilidades de recibir estas deducciones, déjate asesorar por nosotros y te guiamos a la hora de rellenar las solicitudes que necesita tu empresa para beneficiarse de ella, así como realizar adecuadamente la justificación a Hacienda.

Suscríbase para recibir las últimas noticias sobre financiación para Investigación (Academia)





Suscríbase para recibir las últimas noticias sobre financiación para Empresas





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This